Girona es una ciudad pequeña y llena de encanto. Bien, de encanto y, después de la granizada de ayer al atardecer, llena de encanto y de agua.

El otro día volví a pasarme por Pous y me encontré con qué dos de los compañeros estaban cargando cositas muy diversas a la furgoneta: alguna silla, cosas de decoración… Todo muy cuidado, muy vintage.

Los pregunté si había lugar para mí en la hurgo. Quería acompañarlos para saber qué harían con todo aquello. Me dijeron que si y los acompañé a la aventura.

Llegamos al centro de Girona y nos paramos en la tienda Carles Falcó. Me explicaron que en Carles es amigo de Xevi. Y un día, charlando con un café, le preguntó si nos gustaría decorarle los escaparates. Y en Xevi dijo “y taaanto!!!”

Los gerundenses sabemos que, para los días especiales de nuestras vidas, tienes que ir a Carles Falcó. Así que teníamos claro que había que vestir el escaparate, pero el que tenía que destacar era la ropa. Así que, con pocos elementos elegidos con cuidado, hemos acompañado las camisas, pantalones, calcetines, bañadores, jerseys y americanas.

Los chicos de Pous bajaron de la furgo las piezas Reposa Sapore que en Miquel y en Xevi habían elegido personalmente para hacer los escaparates de Carles Falcó. Y los colocaron siguiendo las indicaciones que en Carles había acordado con Xevi.

Esperamos que el resultado os guste tanto como nosotros!