Hace calor. No os digo nada que no sabéis. Hace mucho calor.
Pero también es tiempo de bodas… Y esta época nos encanta a Pous.

A mí el calor no me gusta mucho. Me deja muy cansada y sin muchas ganas de correr arriba y abajo. Pero he hecho un esfuerzo y, bien pronto, me he acercado a Pous a visitar en Miquel.

Os preguntaréis: y ¿por qué ha ido?

Pues porque unos amigos míos se casan y quieren hacer una ceremonia íntima, en el jardín de casa. Y les he dicho: ¡no sufráis! Que voy a ver qué cosas guapas tienen en Pous para alquilar.

Y he entrado a las instalaciones de Pous y… Ahora no sé qué elegir!!! Porque hay unos sofás con una pinta de ser cómodos, que para poner en una banda del jardín con una mesita redonda delante para dejar las copas… Pero también hay unos puffs la mar de guapos que quedarían muy bien al pie del cerezo. Y las luces?? Estas bolas que van cambiando de color, me gustan mucho!!! Y las sillas de colores? Cómo me han gustado para una boda más bohemia!!!

En fin, que viendo todo lo que hay, he pensado que igual me caso yo también.